martes, 24 de noviembre de 2015

Arcos de Málaga: ojival equilátero

Aquí tenemos una nueva entrada del serial 'Arcos de Málaga', del que ya se han publicado cinco posts, concretamente los del romano o de medio punto, el rebajado, el escarzano, el carpanel y el deprimido cóncavo. Por cierto, que esta última entrada recibió un voto en la Edición 6.7: El punto que tuvo lugar el pasado mes de octubre.
La entrada de hoy trata del arco ojival equilátero, uno de los más conocidos y que con más asiduidad nos podemos encontrar en las calles de nuestras ciudades, sobre todo en edificios de estilo gótico, por lo que resultará raro no toparse con él en las iglesias y catedrales de la mitad norte de nuestro país con bonitas vidrieras y rosetones en su interior. Otra de sus características es lo extremadamente sencillo que es de construir, pues únicamente hay que aplicar los tres pasos que os detallo a continuación:
  1. Elegimos dos puntos A y B para determinar el segmento a que une ambos puntos.
  2. Con centro en A y radio el segmento a trazamos un arco de circunferencia, y repetimos el proceso con centro en B, de tal forma que obtenemos un punto de corte C a partir de ambos arcos.
  3. Con centro en A y radio el segmento a trazamos un arco de circunferencia e con inicio en el punto B y fin en el punto C, y repetimos el proceso con centro en B, de tal forma que obtenemos un arco de circunferencia f con inicio en el punto A y fin en el punto C. De esta manera, obtenemos el arco ojival equilátero.
El adjetivo de equilátero le viene porque así es el triángulo imaginario que forman los tres puntos que hemos obtenido en su construcción, pero realmente hay varios tipos de arcos ojivales (árabe, turco, lanceteado, peraltado, tumido...) dependiendo de a qué altura se encuentre el punto C, lo cual hace que tenga un aspecto más alargado o más parecido al arco romano.
Como ya hemos comentado, este arco es uno de los más recurridos en la arquitectura religiosa, pero también se usa mucho en la arquitectura civil. En mi paseo por el casco histórico de Málaga pude ver muchos ejemplos de arcos ojivales, tal y como podéis comprobar en las siguientes imágenes; ahora bien, que fuesen equiláteros o no ya es más difícil de determinar a simple vista, puesto que para confirmarlo hubiera necesitado de un compás muy grande, así que quizás se me haya colado alguno que no sea exactamente de este tipo en concreto.
Iglesia del Sagrado Corazón

Alameda Principal (detalle de un balcón)

Calle Pozos Dulces (detalle de un balcón)

Calle Santa María (Antiguo Hospital de Santo Tomás)

Plaza de San Ignacio (detalle de un portal)

Hasta aquí la sexta entrada del serial 'Arcos de Málaga'. Como siempre, os invito a que compartáis los ejemplos de arco ojival equilátero, o cualquier otro que sea ojival, que os encontréis en vuestra ciudad a través de los comentarios.

Nota: este post forma parte del Carnaval de Matemáticas, que en esta quincuagésima octava edición, también denominada 6.8: El número 26, está organizado por Miguel Ángel Morales Medina a través de su blog Gaussianos.